Héctor Cordero Guzmán, Ph.D

En este trabajo, que se presenta como parte del primer informe del Observatorio de Educación, hacemos una contribución a la literatura sobre la deserción escolar en Puerto Rico enfocando en cinco objetivos principales:

Primero, identificamos las dimensiones del problema de deserción escolar en Puerto Rico en los últimos años (después de 2010). Segundo, documentamos cambios en los niveles de deserción escolar por edad y género durante la última década. Tercero, analizamos en qué momento en el ciclo de vida de los jóvenes y en qué edades se empieza a manifestar y se concentra el problema de deserción escolar. Discutimos a qué edades se empiezan a ver niveles altos de deserción escolar y cuál es el patrón de salida de la escuela, ya sea por haber completado estudios o por haber salido de la escuela antes de completar, a medida que los jóvenes van avanzando en edad. Identificamos qué porciento de la población entre las edades de 10 a 28 se pueden considerar desertores escolares y cómo ha cambiado ese patrón en años recientes. Cuarto, examinamos las principales características demográficas y socioeconómicas de los desertores escolares en Puerto Rico y comparamos con jóvenes que completaron escuela superior y no fueron a la universidad. Ese grupo es un referente, aunque también comparamos a los desertores con otros segmentos de la población joven incluyendo personas con algunos estudios universitarios (pero que no completaron su grado universitario); personas que completaron escuela superior y no fueron a la universidad; y jóvenes que han terminado la universidad. Quinto, analizamos los impactos y las posibles consecuencias de la deserción escolar en niveles de empleo, desempleo, y participación laboral y cómo se relacionan con los niveles de pobreza entre los jóvenes en Puerto Rico.